El Torneo del Primer Resplandor

Primera Fase

En la que se presentan a los competidores y se inicia con las batallas.

Cinco figuras se presentaron en la puerta de un gigantésco templo en la cima de una montaña. El cielo mostraba una cantidad imposible de estrellas, aunque la luz del sol los iluminaba de lleno. Las enormes puertas se abrieron para mostrar a un muchacho de modales modestos y tranquilos. Llevaba ropajes sencillos, pero pulcramente cuidados. Se presentó como el Heraldo.

Se les llevó a través de un bello jardín, adornado con frondosos árboles y flores de todos tipos. Caminaron por los pasillos de una monumental mansión llena de vitrales y adornado con arabescas, grecas, y otros grabados. Llegaron al final a una habitación de trono, diseñada para la contemplación y la soledad. Ahi se encontraron con el Gran Maestre, figura imponente e impasible, el cual les dio una breve bienvenida.

Los contendientes fueron presentados. Shneider Shalandear, el hombre de cabeza rapada y ropajes oscuros. Jien Xiahao, elfo silencioso con el rostro cubierto, y sus afiladas armas al cinto. Nix, el hombre alto con símbolos mágicos de luz flotando en su cabeza. YIng “Ojo Loco” Mathenus, el mediano inquieto con solo un ojo, pero con miles de cuchillas. Por último, Gleam Berén, gnomo de inocente pinta e irreverentes maneras.

Se les mostró sus habitaciones y descansaron para la dura jornada del día siguiente. Jien se encontró con un extraño reloj durante su paseo. Ying exploró un poco la biblioteca de un mago malhumorado, y llegó a la explanada en la cima del templo, custodiada por un guardian metálico. Nix dio un paseo por los jardines de flores, y conoció al Caballerango, una joven mujer de trato amable, acostumbrada al trabajo duro. Shneider y Gleam recibieron la visita de sus respectivos espíritus guias. Rastaban, guardian del auspicio del Ópalo Oscuro, mostró a Shneider un mundo destruido, poblado por enormes monstruos destructores. Nashira, espíritu de la Serpiente Ondulante, dio una visita a Gleam para hablar de cualquier cosa que estuviese pasando por su cabeza. Es claro en ambos espíritus que ambicionan el Primer Resplandor, y quieren que sus protegidos lo tengan.

Al dia siguiente llevaron a los contendientes a las puertas de hierro. El ama de llaves abró la puerta, y condujo a los combatientes a las arenas de combate.

La primer batalla fué entre Gleam y Ying, en un tenebroso pantano cubierto por niebla. Gleam usó su poder mágico para transformarse en un gigante, y blandió un arma monumental contra su oponente, el cual desapareció entre las ramas del lugar. La pelea se complicó con a aparición de cadáveres vivientes, que no tenían otra intención que devorar a cualquier ser vivo que se encontraran. Ambos tardaron en encontrarse uno con otro, y al final todo terminó en un certero tajo. Ying lanzó una ráfaga de cuchillos, dañando a su oponente y revelando su posición. Gleam, en su forma gigantesca, contraatacó con su espada mágica y su energía vital, reduciendo a Ying casi hasta la muerte.

La segunda batalla comenzó mientras Ying fue tratado por un devoto de mal semblante. Frente a un Templo a Zeus, en una colina de la ciudad costera. La batalla fue larga. Nix utilizó la magia de su pergamino para invocar a espíritus de la tierra en su ayuda. Fue muy dificil encontrar a Jien, pues se encontraba escondido, al asecho. Fueron numerosas las maniobras, e increible el despliegue de magia y poder. El templo fue parcialmente destruido en el proceso. Los espíritus de tierra desaparecieron. Al final, Nix fue tomado por sorpresa, y en un certero tajo envenenado, Jien resultó vencedor.

La tercer batalla involucró una prueba para Shneider, quien no tuvo contendiente en esta ronda. Apareció en un barco abandonado a la deriva, para enfrentar a un mediano de ojos claros y cabello rubio que parecía ir desarmado. En un giro inesperado, despues de haber recibido el filo de un pequeño shuriken en la pierna, Shneider utilizó un truco mental en su oponente, dominándolo. Aquel contendiente entregó todos sus objetos de valor, se aventó en el agua, y se fue nadando al horizonte. Fue la batalla más rápida de toda la primera fase.

La segunda ronda comenzó. Jien se enfrentó a Shneider, quien se encontraba fresco de la pelea anterior. Aparecieron ambos en los balcones de madera del bosque élfico. No había espectadores alrededor, además de los participantes del torneo, el Heraldo, y el mismo Gran Maestre. La fortuna en esta batalla estuvo en contra de Jien, pues perdió la batalla pesar de sus estudiadas tácticas. Shneider se puso rápidamente fuera de su alcance, aprovechando a su contrincante escondido para realizar protecciones mágicas y volar fuera de su alcance. La bolsa goma de Jien, que pensaba arrojar, se reventó contra la corteza del arbol, dejandolo atrapado. Shneider podía ver a su contrincante gracias a su magia, mas no podía tocarlo debido a que Jien era etereo. Shneider usó sus ataques de fuerza, capaces de atravezar las dimensiones, y pudo dañarlo. En un acto desesperado, Jien saltó para atrapar a su oponente. El destino le jugó la última broma al fallar su salto, y caer al final en uno de los puentes colgantes, casi rompíendose las piernas. Jien dio por terminada la batalla, declarandose vencido.

Nix y Ying peleraron en un complejo de grutas naturales, con algunos tragaluces esparcidos por el complejo. Ying encontró a Nix primero, y comenzó la batalla con el elemento sorpresa. Nix pudo crear la luz suficiente para ver, gracias a sus runas mágicas, y pudo defenderse con rapidez gracias a sus habilidades de teletransportación. En una concentración de poder, Nix usó transmutación en su oponente, transformandolo en un caracol. La mutación fue exitosa, y la batalla terminó ahi.

Ying fue descalificado del torneo, más no fue abandonado por su espíritu guia. Este se materializó en forma de un pequeño dragón, que de ahora en adelante le acompaña en su hombro izquierdo. Solo Jing ha visto la forma verdadera del dragón. Como último regalo, el dragón rompió el hechizo de Nix y le devolvió su forma de mediano.

Enif, espíritu del unicornio, se presentó al final con su protegido Nix. Se manifestó al fin al ver la humildad de su protegido, cuando presentó sus respetos a Ying tras la última batalla. La humildad y la compasión los llevó al fin a conocerse.

La última batalla fue librada en un lugar insospechado, en el que la zona de batalla no fue decidida por nadie. Gleam entró a un mundo gris y sin forma. Ahi, flotando en la nada, le hizo frente a una criatura metálica. Un guardián de nombre Palladium XXI. La pelea fue intensa, pero corta. Gleam nunca perdió la sonrisa, aunque el guardian atacó su energía vital casi directamente. Al final, Gleam destruyó a su oponente sin mucho esfuerzo.

Quedan aún pendientes dos batallas de la primera fase. Shneider y Gleam han calificado para la siguiente fase. Ying fue ya descalificado, más su presencia podría cambiar el rumbo de los acontecimientos. Jien y Nix tienen ambos una derrota en su haber, y para no ser descalificados, deberán pasar una prueba. ¿Quien será su oponente? Solo el Gran Maestre lo sabe a ciencia cierta.

Los espíritus se han manifestado a sus protegidos, con una excepción. No se ha sabido del espíritu del león. Aún.

Comments

data

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.